Piratería

La participación de los consumidores en los canales digitales es clave para combatir los ciberdelitos

Los fraudes cibernéticos y la falsificación de productos en línea aumentaron un 400% durante el confinamiento.

Por ClarkeModet

​El impacto que ha dejado la pandemia en el mundo del comercio electrónico ha sido positivo, pues tan sólo en México aumentó de 25 a 40% con respecto a 2019, de acuerdo con datos la Asociación de Internet MX; sin embargo, dicho efecto también ha provocado que los ciberdelitos y la falsificación de productos de venta en línea estén a la alza - 400% más que antes del confinamiento.

Ante ello, los consumidores online se encuentran en una situación de gran vulnerabilidad, ya que no siempre son capaces de distinguir a tiempo publicaciones fraudulentas en redes sociales, o bien, correos con promociones que suenan atractivas – e incluso cuentan con un diseño similar o idéntico a los de las marcas originales - pero que en realidad solamente son una herramienta de los ciberdelincuentes para llegar a los usuarios. La gravedad de estas experiencias puede derivar en la suplantación de identidad e incluso el robo de datos bancarios, que sumados al desconocimiento de procesos para realizar un reclamo formal con respecto a estas prácticas fraudulentas, provocan que en ocasiones se dé por perdido el asunto y que el cliente piense dos veces antes de volver a comprar por internet.

Aunque a simple vista parece que el consumidor es el único afectado en esta clase de estafa, lo cierto es que las empresas también resienten sus efectos, pues su reputación es puesta en tela de juicio y, con ello, sus ventas disminuyen. La importancia de proteger la reputación de una marca, tanto de manera online como offline se basa en la confianza, pues se ha comprobado que las reseñas que se visualizan en los sitios de internet impactan en la decisión de compra en un 93% de los consumidores – siendo una referencia absoluta de la originalidad de los productos, mientras que las malas reseñas ahuyentan al 40% de los compradores. Por tal motivo, prestar especial atención a las alternativas digitales de opinión tales como reviews, likes, shares o comentarios, son un elemento clave para que, como clientes, no caigamos en un fraude cibernético.

“El phishing o suplantación de identidad es uno de los delitos digitales más populares, y creció en un 50% durante los últimos meses”, asegura ClarkeModet, empresa líder en Propiedad Intelectual e Industrial. “Para que las empresas puedan proteger a sus clientes y a su marca de estos fraudes, existen herramientas tecnológicas que sirven para realizar análisis y estrategias legales en buscadores, Emarketplaces y redes sociales, en línea con la Ley de Derechos de Autor en la Era Digital”.

Derivado a los ciberdelitos, la compañía especializada en temas de Propiedad Industrial, explica que en el entorno digital el reto más grande se encuentra en el uso engañoso de marcas, derivado en gran medida por el aumento de usuarios en plataformas digitales, que, lejos de disminuir con la nueva normalidad, todo indica que se mantendrá; por lo que si una empresa que tiene su comercio a través de internet implementa, de la mano de especialistas en protección integral, estrategias como auditorías, protección internacional, revisión de nombres de dominio idénticos o con errores tipográficos, monitoreo de los sitios de venta online con mayor tráfico, así como de perfiles falsos que pretenden robar la identidad de la marca, estará un paso adelante en la protección de los consumidores.

De acuerdo con ClarkeModet, la participación de los usuarios para denunciar productos falsificados también es necesaria para proteger los canales digitales de los ciberdelitos, razón por la que es recomendable que los internautas señalen y denuncien páginas o anuncios fraudulentos, de forma que sea posible reducir el impacto económico del consumidor y el impacto comercial para las marcas.

Marcasur Magazine
Marcasur Magazine - Edición Nº 78