Patentes

Inhabilitar la acción del coronavirus por medio del tejido

Moda y tecnología: las marcas se reinventan en el mercado durante la cuarentena con tejidos que prometen actuar contra el Covid-19.

Por Dra. Soraya Imbassahy de Mello, David Do Nascimento

Santaconstancia, Lupo, Líquido y Track & Field son algunas de las marcas que ya usan en sus colecciones el hilo Amni Virus-Bac OFF, desarrollado por Rhodia, que inhabilita la acción del coronavirus SARS-CoV-2 por medio del tejido. También Malwee, en asociación con la industria química suiza CHT, anunció que sus ropas matan efectivamente el nuevo coronavirus, y que la protección duraría alrededor de 50 lavados. Y así otras empresas brasileñas del sector también presentan sus soluciones antivirus.

El hecho es que empresas como éstas están reinventándose en un mercado que sufrió y aún sufre con la falta de consumo, afectado por el cierre de los negocios no esenciales y de la campaña “quédese en casa” a la luz de la pandemia. Tales empresas pudieron ganar aliento y salir al frente mediante una ventaja competitiva, contratando a las detentoras de las patentes para ofrecer tejidos revolucionarios y entregar una solución de protección interesante a sus clientes.

La tecnología de CHT, usada por Malwee y por Vicunha, titulada HeiQ Viroblock, es similar a la de la brasileña Nanox, una startup con base en la ciudad de São Carlos, en São Paulo, que ya suministraba para industrias textiles tejidos antibacterianos, fungicidas y contra malos olores. Con el surgimiento del coronavirus Nanox adaptó su tejido con el tratamiento de nanopartículas de plata, que se adhieren a los hilos, y que afirman liquidar el coronavirus en hasta 3 minutos con un 99,8% de eficiencia. La idea es tan buena que fue comprada por Santista Têxtil, que en asociación con Nanox ya lanzó su colección de ropas anticovid, con piezas incluso en jeans.

Protección de la creación

Tejidos antibacterianos, de rápido secado, contra radiación solar, hidratantes, termofisiológicos, protectores de picaduras de mosquitos transmisores de enfermedades, entre tantos otros, ya fueron tendencia. No es de ahora que la industria textil coloca atención y esfuerzos para el desarrollo de tejidos funcionales y las empresas creadoras cogen los frutos por la innovación.

La importancia de las patentes es fundamental en este momento único que estamos viviendo para que las oportunidades económicas florecientes por la necesidad de la innovación sean plenamente aprovechadas por los titulares de los respectivos privilegios de invención. El mundo está en busca de soluciones para inactivar el nuevo coronavirus y si las piezas de ropa que vestimos pueden contribuir para nuestra seguridad y protección, un mercado enorme está abierto a esas ideas. De esta manera la industria textil y de confección da un paso importante para su propia sobrevivencia.

Obvio que la vida cambió, el concepto actual de vestirse no será más el mismo. La cuestión ahora se cierne en la manera en cómo los tejidos funcionales (tecnológicos) van a influir en el modo de las personas se vestirán de hoy en adelante.

Estemos preparados para ellas.

La Dra. Soraya Imbassahy de Mello es licenciada en Derecho por la Universidad Paulista (2007) y en Administración de Empresas por el Centro Universitário Ítalo-Brasileiro (1991). Agente de la Propiedad Industrial reconocido por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial. Consultora en Marcas, Derechos de Autor, Patentes, Transferencia de Tecnología y Nombres de Dominio.

soraya@dnlegal.com.br

www.dnlegal.com.br

Marcasur Magazine
Marcasur Magazine - Edición Nº 78