Patentes

Las estadísticas de Propiedad Industrial se resisten a la tendencia económica

La innovación no sigue la misma tendencia negativa que el resto de indicadores económicos debido a la situación de pandemia que llevamos sufriendo desde el año pasado.

Por Jaime Nicolás, ClarkeModet

Las noticias esperanzadoras que nos han llegado con los últimos datos publicados por la Organización mundial de la Propiedad intelectual (OMPI) nos animan a pensar que la innovación no sigue la misma tendencia negativa que el resto de indicadores económicos debido a la situación de pandemia que llevamos sufriendo desde el año pasado.

Si bien es cierto que las solicitudes de patentes a nivel mundial en 2020 han crecido (+4%), no ha sucedido lo mismo este año con las marcas, que han tenido una leve caída (-0,6%) por primera desde la crisis de 2008, ni con los diseños, que han bajado en mayor proporción (-2%), aunque hay que ser cautos, pues hay una parte de las solicitudes de patentes que se hizo antes de esta situación extraordinaria, y, por esa misma situación, ha habido mayores dificultades para sacar nuevos productos al mercado, lo que ha afectado lógicamente a las solicitudes marcas y de diseños.

Sin embargo, hay otro dato más importante que puede habernos pasado desapercibido si solamente observamos el número total de solicitudes. Hablamos, como quizá se pueda intuir por otras noticias recientes, del sorprendente efecto positivo de China, que es el país que marca claramente la diferencia en Propiedad Industrial a nivel mundial, y que, contra todo pronóstico, ha obtenido el mayor incremento frente al resto de países (muchos de los cuales han caído), y especialmente respecto a los Estados Unidos, su principal competidor, al que deja atrás al ampliar su ventaja en el registro de invenciones después de llegar al primer lugar el año pasado.

Este hecho nos tiene que hacer reflexionar, ya que se confirma el desplazamiento del núcleo de la Propiedad Industrial hacia Asia, que ahora concentra más de la mitad de las solicitudes globales cuando hace diez años era sólo la tercera parte. Y, efectivamente, si quitásemos a China de la foto final, esta mostraría una inversión en la tendencia de las patentes, que bajarían (-0,16%), como también decrecerían en una mayor proporción marcas (-2%) y diseños (-4%), lo que significaría que, en realidad, los resultados probablemente no son tan prometedores como parecían en un principio y que estarían más en línea con la difícil situación económica actual.

No obstante, ¿podríamos llegar a afirmar que nos encontramos ante una crisis de Propiedad Industrial? Ciertamente, no. Si comparamos esta crisis con otras anteriores relevantes de los últimos 30 años en las que sí se vio como el número de registros caía en una proporción similar a lo que mostraban indicadores económicos, sí podemos afirmar esta vez la Propiedad Industrial se está comportando, por el momento, de un modo más robusto.

A pesar de que no podemos negar que las solicitudes han descendido, tampoco son datos inesperados dada la situación global, sino que siguen una tendencia observada en el período más reciente e indican probablemente que las empresas cuentan con más medios y previsión, junto con políticas o ayudas que favorecen más la I+D, o revelan quizá que estas siguen apostando por la innovación como el motor principal que hace girar la economía, la pieza clave sin la cual no se puede mover, y a la que no se puede renunciar si se quiere salir de la crisis y seguir creciendo.

Finalmente, los países de Latinoamérica, a nivel internacional, confirman una mejoría en solicitudes patentes frente a peores datos en marcas, lo que muestra una tendencia opuesta a la evolución a nivel nacional, que muestra probablemente un movimiento que responde a los tratados de los que forman parte y que permiten más o menos opciones de solicitud. Y todo ello, haciendo frente a grandes retos económicos.

Y hay que resaltar a España, que a pesar de haber caído en solicitudes de patente europea, obtuvo el segundo mejor registro en este indicador. Además, mantiene el pulso en patentes, marcas y diseños a nivel internacional junto con los buenos resultados a nivel nacional, casi contradiciendo los datos económicos. Esto resulta muy llamativo y tendremos que estar atentos para ver cómo evolucionan las solicitudes en 2021.

Marcasur Magazine
Marcasur Magazine - Edición Nº 80