Patentes

La relación entre biopiratería y Propiedad Intelectual

La biopiratería es una práctica antigua y tiene vínculos con la propiedad intelectual. En este artículo establecemos algunas relaciones entre ellos.

La relación entre biopiratería y Propiedad Intelectual

Por Ana Miyashiro Tápia, David do Nascimento Advogados Associados

Comencemos con la definición de biopiratería. Según el Instituto Brasileño de Comercio Internacional, Tecnología, Información y Derecho del Desarrollo (CIITED), la biopiratería es el acto de ceder o transferir recursos genéticos y/o conocimientos tradicionales asociados a la biodiversidad sin autorización expresa del Estado donde se extrajo el recurso ni de la comunidad tradicional que desarrolló y mantuvo ciertos conocimientos a lo largo del tiempo.

Otro término comúnmente utilizado para referirse a la biopiratería es biogrilagem. Básicamente, estamos hablando de explotación ilegal de recursos naturales y apropiación indebida de conocimientos tradicionales.

Desde Pau Brasil

Reflexionando desde esta perspectiva, la biopiratería es una práctica muy antigua. En Brasil, empezó justo en la fase de descubrimiento con la explotación del Pau Brasil (Caesalpinoideae) por parte de los portugueses, que realizaban una extracción intensiva y exportaban la madera a otros países de forma desordenada.

Como Brasil es un país de expresiva biodiversidad, siguieron otros casos de biopiratería, entre ellos la exportación ilegal de cacao a África y Asia, alrededor de 1740, y el caso de la explotación y exportación ilegal de semillas de árboles de caucho para el sudeste asiático en la década de 1870. Incluso El cupuaçu (Theobroma Grandiflorum), una fruta típica de la región amazónica, fue objeto de biopiratería, habiendo sido registrada como marca por una empresa japonesa que impedía a los productores brasileños vender la fruta bajo el nombre de cupuaçu sin pagar regalías. Afortunadamente, la marca se canceló en 2004, pero el embrollo se prolongó hasta el siglo XXI.

Hechos como este ejemplifican la importancia del especialista en propiedad intelectual para que las grandes corporaciones eviten cometer biopiratería y para que regiones con una biodiversidad destacada puedan protegerse de esta práctica nociva.

Eco-92

Cabe recordar que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Eco-92), celebrada en Río de Janeiro en 1992, estableció el Convenio sobre la Diversidad Biológica cuyos objetivos son la conservación de la diversidad biológica, el uso sostenible de sus componentes y la distribución equitativa de los beneficios derivados del uso de los recursos genéticos, teniendo en cuenta todos los derechos sobre dichos recursos y tecnologías.

Los países signatarios del Convenio sobre Biodiversidad Biológica deben respetar y mantener los conocimientos, innovaciones y prácticas de las comunidades locales y poblaciones indígenas con estilos de vida tradicionales relevantes para la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica y fomentar la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados del uso de estos conocimientos, innovaciones y prácticas.

Como vemos, la biopiratería es un tema complejo, con impactos ambientales, económicos y culturales muy graves. Es un tema de seguimiento diligente por parte de profesionales de distintas disciplinas, incluida la Propiedad Intelectual.

Ana Miyashiro Tápia es diplomada en Química Ambiental por la Universidad de São Paulo (USP). Actúa como analista de patentes en el Departamento Técnico de Patentes y Diseño Industrial de David do Nascimento Advogados Associados.

Marcasur Magazine
Marcasur Magazine - Edición Nº 84