Marcasur 25 Aniversario

Marcas

Los primeros diez años de Colombia en el Protocolo de Madrid

La continua cooperación entre la SIC y la OMPI será primordial para garantizar que las empresas colombianas puedan sacar el mejor provecho a este tratado en los años que siguen.

El siguiente artículo fue publicado originalmente en el boletín de junio de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) de Colombia. 

Por Juan Rodríguez, Consejero Jurídico Principal del Registro de Madrid en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Se cumplen diez años de la adhesión de Colombia al Protocolo de Madrid y la oportunidad es propicia para recordar la relevancia de dicha adhesión, valorar la experiencia adquirida y echar una mirada hacia el futuro próximo.

El Protocolo de Madrid es el tratado por el que actualmente se rige el Sistema de Madrid, un sistema con más de 130 años de existencia cuyo propósito es facilitar la protección de marcas y su gestión a nivel internacional. En virtud a este sistema, el dueño de una marca en Colombia puede solicitar protección para su marca en los demás 111 miembros del sistema mediante la presentación de una única solicitud internacional. Esta solicitud internacional puede ser en español, se radica ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) y todas las tasas aplicables se pagan en una sola moneda, el franco suizo. El Sistema de Madrid es administrado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) que es una organización especializada del sistema de Naciones Unidas.

La alternativa al Sistema de Madrid es la vía directa, que consiste en presentar una solicitud de registro en cada país en donde se desee proteger la marca, cumpliendo diversos requisitos formales en cada país, probablemente en distintos idiomas, e incurriendo en gastos, incluyendo el pago de tasas, en diferentes monedas. El Sistema de Madrid ofrece una alternativa más simple y económica que la vía directa. Estas ventajas se extienden a la gestión de los derechos adquiridos. Mientras que en la vía directa el titular debe gestionar múltiples registros extranjeros, en el Sistema de Madrid el titular puede gestionar todos los derechos adquiridos en forma centraliza mediante un único registro internacional.

En 2012, ningún país de América Latina era miembro del Protocolo de Madrid, con excepción de Cuba. La decisión de la adhesión de Colombia al Protocolo de Madrid fue el resultado de un extenso debate que fue seguido atentamente en todos países de la región. Tuve el honor de asistir a un foro en el Congreso de la República, en noviembre de 2010, cuando la adhesión se debatía en el Senado, y ser testigo de intensas y alturadas ponencias de ambos lados de la discusión.

Sin duda, un hito importante fue la decisión de la Sala Plena de la Corte Constitucional, tomada en marzo de 2012 en proceso de revisión automática, que concluyó que el Protocolo de Madrid es compatible con la Constitución colombiana y declaró exequibles tanto la ley de adhesión como el tratado. Esta decisión contrarrestó las objeciones en otros países de la región contra la adhesión al Protocolo de Madrid y abrió la vía para la adhesión de dichos países.

En efecto, la adhesión de Colombia al Protocolo de Madrid reavivó los debates sobre esta opción y fue un posible aliciente para la posterior adhesión de Brasil, Chile y México en América Latina y Jamaica y Trinidad y Tobago en el Caribe.

Actualmente, el Protocolo de Madrid cuenta con 112 miembros que abarcan 128 países, dado que uno de sus miembros es la Organización Africana de la Propiedad Intelectual (OAPI) que es una organización intergubernamental conformada por 17 países. Más importante aún, los miembros del Protocolo de Madrid representan más del 80 por ciento de comercio global. Por esta razón, el Protocolo de Madrid es un complemento necesario para los tratados de integración comercial dado que facilita la protección internacional de marcas en mercados comercialmente atractivos.

La labor técnica de la SIC para la puesta en marcha del Protocolo de Madrid en Colombia es encomiable. La SIC inició el estudio y análisis del tratado y de su reglamento años antes de la adhesión de Colombia y desarrolló las labores preparatorias para la puesta en marcha del tratado durante los catorce meses que mediaron entre la aprobación de la ley de adhesión, en junio de 2011, y la entrada en vigor del tratado en Colombia, en agosto de 2012. Fueron meses de trabajo intenso que rindieron sus frutos. El día de la entrada en vigor del tratado la SIC contaba con procedimientos y sistemas para la gestión integral del Protocolo de Madrid en Colombia.

El primer registro internacional originado en Colombia, registrado en abril de 2013, pertenece a la empresa Almacenes Éxito S.A. que cuenta con protección para su marca en China mediante este registro. Almacenes Éxito S.A es la empresa colombiana que tiene el mayor número de registros internacionales, catorce, seguida del Grupo Hotelero Londoño con 11 registros internacionales. Hasta el momento existen alrededor de 180 empresas colombianas, la mayor parte de ellas pequeñas y medianas, que han obtenido protección para sus marcas en el extranjero en virtud al Protocolo de Madrid. Una de estas empresas, Coltejer S.A., forma parte de un hito en la historia del Sistema de Madrid al haber obtenido el registro internacional número 1’500,000 en junio de 2019.

Como era de esperarse, la mayor parte de las empresas colombianas solicitan protección para sus marcas en los mercados de mayor interés comercial para Colombia, como los Estados Unidos de América, México, la Unión Europea, China y el Reino Unido, por nombrar a los cinco primeros. No obstante, estas empresas han solicitado y obtenido protección para sus marcas en los territorios de casi todos los miembros del Protocolo de Madrid en relación con una amplia y diversa gama de productos y servicios.

El Sistema de Madrid se mantiene en continua expansión, con nuevos miembros adhiriéndose cada año, y en constante evolución para asumir retos emergentes y servir mejor a sus usuarios. La contribución de Colombia ha sido fundamental en ambos frentes. La experiencia de la SIC en la puesta en marcha del Protocolo de Madrid ha servido como modelo a seguir por otras Oficinas de dentro y fuera de la región. Asimismo, funcionarios colombianos participan activamente en los debates que tienen lugar en las diversas reuniones técnicas para el desarrollo jurídico del Sistema de Madrid y, en numerosas ocasiones, han sido parte de la mesa que dirige dichos debates.

El futuro del Sistema de Madrid se muestra lleno de oportunidades para las empresas colombianas. Varios países de la región están evaluando su posible adhesión al Protocolo de Madrid en los próximos años. Estas posibles adhesiones harían más atractivo aún a dicho sistema como un mecanismo intrarregional para la protección de marcas. Sería un proceso similar al que se está dando actualmente, por ejemplo, con los países de la Asociación de Países del Sudeste Asiático, ASEAN por sus siglas en inglés, y con los países del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico. En ambos casos, estos países decidieron complementar y fortalecer sus procesos de integración comercial adhiriéndose al Protocolo de Madrid para facilitar e incrementar la protección de marcas dentro de sus respectivas regiones.

En este contexto, resulta necesario sensibilizar a las empresas colombianas y a sus consejeros jurídicos sobre la opción que ofrece el Protocolo de Madrid. En particular, sobre las exigencias en cada mercado de interés para que puedan obtener el mayor éxito posible al momento de solicitar protección para sus marcas en dichos mercados y poder así ofrecer una oferta exportable de productos y servicios diferenciados por su calidad e identificados con una marca propia. En el desarrollo de esta tarea pendiente, la continua cooperación entre la SIC y la OMPI será primordial para garantizar que las empresas colombianas puedan sacar el mejor provecho a este tratado en los años que siguen.

Marcasur Magazine
Marcasur Magazine - Edición Nº 86