Marcasur 25 Aniversario

Marcas

Explorando las últimas tendencias en casos recientes sobre inteligencia artificial

Independientemente de la posición en la que nos encontremos frente a la IA es inminente que se seguirán trabajando desarrollos para los distintos ámbitos del comercio y la industria.

Explorando las últimas tendencias en casos recientes sobre inteligencia artificial

The Beatles utilizó IA para extraer la voz del fallecido John Lennon.

Por Ivon Hernández y Cristina Ortega, Arias

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) indica que no existe una definición universalmente aceptada de la Inteligencia Artificial (IA), pero que “generalmente, la IA se considera una disciplina de la informática que tiene por objetivo elaborar máquinas y sistemas que puedan desempeñar tareas que requieren una inteligencia humana”. Es decir que una de las funciones de la IA es crear lo que se le solicite.

Considerando que la Propiedad Intelectual (PI) protege las creaciones de la persona individual, podemos colegir que entre la IA y la PI existe una relación permanente. Evidentemente hay temas que se estudian actualmente como, por ejemplo: la titularidad de las obras generadas por medio de IA y quién es el responsable de cualquier vulneración a los derechos humanos, así como cualquier infracción contra los derechos protegidos por la PI.

También es necesario analizar las formas en que la IA puede beneficiar a la PI, a través de la creación de nuevas obras o adaptación de obras ya existentes, para que artistas y otros titulares de derechos de PI puedan ser conocidos por las nuevas generaciones, en los medios tecnológicos que existen y en los que se generen en el futuro.

Por ejemplo, en junio de 2023, surgió la noticia que la banda “The Beatles” utilizó IA para extraer la voz del fallecido John Lennon de una antigua grabación en casete proporcionada por su viuda Yoko Ono y, el 2 de noviembre del 2023 fue publicada la canción “Now and Then” que incluye la voz de Lennon, con autorización de los sucesores del fallecido artista. Este primer caso expuesto es un ejemplo de cómo la IA puede verse como una herramienta de innovación para generar nuevas formas de explotación de los derechos de PI, lo que puede ser a través del licenciamiento de derechos sobre la voz, derechos de imagen y creación de obras inéditas, derivadas y adaptaciones, según el tipo de obra que sea.

Adicionalmente, es necesario mencionar la oposición que ha habido al uso de IA, como por ejemplo el caso que se dio en noviembre de 2023 de la canción conocida como “NostalgiaIA” con la voz del intérprete Bad Bunny, generada con IA, que, al no ser autorizada por el artista, manifestó su oposición al respecto.

También se puede mencionar el caso del Gremio de Guionistas de Estados Unidos en el que después de su huelga de 150 días llegó a un acuerdo para impedir a los estudios utilizar la IA para escribir o reescribir material, obligar a los guionistas a utilizar programas informáticos de IA al producir guiones y acreditar a la IA como guionista, entre otras cosas.

En diciembre del 2023, el periódico The New York Times demandó a Microsoft y OpenAI por supuesta infracción de derecho de autor, dando origen a una batalla legal sobre el uso de obras publicadas para entrenar a las tecnologías de IA generativa y las implicaciones de ésta para el futuro de los medios de publicación de contenido. La demanda se basa en que, según el periódico, Microsoft y OpenAI usaron sin autorización millones de sus artículos para entrenar a las tecnologías de IA, como ChatGPT, señalando que este tipo de Chatbots compiten con The New York Times como una fuente confiable de información. Por su parte, los demandantes argumentaron en un comunicado, que el uso de dichos artículos es considerado uso justo (“fair use”) de conformidad con la ley. El resultado de este caso puede afectar los alcances de la doctrina de “fair use” de los Estados de Unidos de América, la cual actualmente, es una defensa en la que se analizan factores relacionados con el propósito y carácter del uso en disputa, la naturaleza de la obra protegida con derechos de autor, la importancia de la parte utilizada con la obra en total y el efecto de dicho uso en el mercado sobre el valor de la obra protegida con derechos de autor. Sin embargo, la doctrina del “fair use” no está armonizada a nivel internacional e inclusive hay muchos países que no tienen jurisprudencia, ni legislación al respecto, pero definitivamente la resolución de este caso va a influenciar el tratamiento legal de la IA a nivel internacional.

En la actualidad, en los dos escenarios, para quienes utilizan la IA para crear nuevas obras, adaptaciones u otras derivadas o para los que se oponen, el denominador común es que no existe legislación local, ni internacional tanto para proteger y observar dichos derechos.

El primer antecedente formal que se tiene es la ya aprobada “Ley de Inteligencia Artificial” de la Unión Europea (UE). A principios de diciembre del 2023, tras meses de negociación, la UE acordó los términos principales del Acuerdo provisional sobre la regulación de la AI, con el objetivo de crear un marco regulador para las tecnologías de IA, mitigar cualquier riesgo relacionado con su uso y garantizar el uso responsable de la tecnología frente de los derechos fundamentales de los seres humanos, imponiendo una serie de obligaciones de cumplimiento para los desarrolladores de AI, determinados por el riesgo que plantea el uso del sistema de AI para los humanos. Además, reconociendo la amenaza principal para los derechos de los ciudadanos y la democracia, impone prohibiciones a algunas aplicaciones de IA, sobre todo aquellas que utilizan información biométrica, la toma no selectiva de imágenes faciales de internet o grabaciones para crear bases de datos, el reconocimiento de emociones y los sistemas que manipulan el comportamiento humano para influir en la toma de decisiones.

La Ley europea surge como resultado de los intentos de los gobiernos y legisladores de todo el mundo de equilibrar las conocidas ventajas de la IA, contra la necesidad de proteger derechos fundamentales como la privacidad y la no discriminación, que podrían verse comprometidos por los conocidos y nuevos usos de la tecnología. En Latinoamérica los países que lideran la regulación de la inteligencia artificial son Brasil, Chile y Perú, pero seguramente la legislación europea tendrá bastante influencia como ha sucedido con el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR).

Además de las consideraciones legales de la IA es necesario tomar en cuenta la ética en la IA. Al respecto el primer antecedente que tenemos es la "Recomendación sobre la ética de la inteligencia artificial” de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) que fue adoptado en el año 2021 por sus 193 Estados miembros y que propone que la IA reconozca los derechos y la dignidad humanos, la intimidad y protección de datos y que garantice la supervisión y decisión humanas y la responsabilidad y rendición de cuentas.

Independientemente de la posición en la que nos encontremos frente a la IA es inminente que se seguirán trabajando desarrollos para los distintos ámbitos del comercio y la industria, por lo que deviene necesario que se desarrollen legislaciones locales e internacionales, porque tal y como se ha demostrado con otros casos, los avances tecnológicos no se pueden frenar del todo, como sucedió por ejemplo con el uso de streaming de audiovisuales y de música, que pese a la oposición que tuvieron en sus inicios, ha cambiado las industrias relacionadas.

En Arias tenemos un equipo integrado por profesionales altamente capacitados para darle una asesoría precisa para temas de propiedad intelectual y tecnología. Para consultas o más información no dude en contactarnos.

Marcasur Magazine
Marcasur Magazine - Edición Nº 92
Último Video
Ver todosVer todos