Marcasur 25 Aniversario

Opinión

Alfredo Valencia

Hace unos meses se nos fue nuestro muy querido colega peruano Alfredo Valencia. Nos conocimos a principios de la década del ochenta, en un evento en Europa. Lo acompañaban su señora, Ana María, y su padre, don José, fundador del despacho.

Alfredo Valencia

Éramos jóvenes y hacíamos nuestras primeras incursiones en los congresos. Con Alfredo entablamos una relación de amistad que se extendió hasta el final.

Hubo muchos eventos de allí en más, en los cuales nos encontrábamos y era siempre una alegría darnos un abrazo. Alfredo siempre tenía una sonrisa que se dibujaba en su cara. En cada oportunidad, Alfredo parecía tener todo el tiempo para conversar con un amigo. No estaba apurado, o no lo demostraba, como si no hubiera nada más importante que esa conversación con la persona que estaba frente a él. Tenía mucho sentido del humor y nos reíamos.

Nuestras familias iban creciendo. Nacieron en su hogar Andrea y Patricia. La práctica profesional se consolidaba en su despacho.

Para Alfredo, la familia y el tenis también eran los únicos que lo sacaban de su pasión por el trabajo.

Cuando comenzamos a editar Marcasur, Alfredo siempre nos apoyó y lo escuchábamos con atención como parte de nuestro equipo.

No conocimos su enfermedad. Seguramente entendió que no era necesario molestarnos. Supimos que estuvo con su familia hasta el final paseando con ellos, regalándoles cariño y alegría.

En el ámbito profesional, Alfredo siempre fue muy respetado. Es que antes que ingeniero era un caballero; tenía un don de gentes que lo elevaba a un nivel superior entre nosotros.

Hoy, sus hijos Andrea y Patricia, su hermana María Isabel y su primo Juber, entre otros, lo continúan en el despacho y sin duda proseguirán con éxito porque, además de los atributos profesionales de cada uno de ellos, llevan un gran nombre.

Nuestro cariño para Ana María, su compañera de ruta de la vida, madre de sus dos adorables hijas y abuela de seis nietos, a quienes les dará doble cariño, el suyo y el que les hubiera dado Alfredo.

Te extrañaremos, Alfredo, y gracias por el tiempo que nos diste.

Juan Antonio Pittaluga

Suscribirse o Ingrese a su cuenta para continuar leyendo.

MAS NOTAS